De libros y amores…

¡Niña, ponte a leer! Todavía me parece escucharla mientras mi adolescente corazón buscaba anestesiarse con los únicos dos canales que emitía la televisión nacional en aquellos tiempos, para intentar olvidar mi primera desilusión amorosa; A regañadientes apagué la TV y sin importarme cuál, tomé el primer libro del estante de la sala, era de poesía.

 

De los hábitos más saludables que anímica, mental e intelectualmente puede adquirir el ser humano es la lectura, teniendo en cuenta que, aunque su principal beneficio sea estimular la imaginación, el real objetivo es permitirnos asimilar el contenido de un texto, y no importa si acariciamos o no un género literario, la vida diaria nos invita a leer todo el tiempo, llámese novelas, recetas, noticias, las indicaciones de un medicamento, una carta de amor o aquel maravilloso best seller que nos estimula las emociones, las sensaciones y los sentimientos que la realidad no incluyó en el guión de nuestra propia historia. Y fue justamente ese día buscando calmar los gritos de mamá y de paso silenciar aquel ruido, doloroso por cierto, que provocaba el desamor en mi cabeza, que tropecé con la lectura y no sé a ciencia cierta si mejoré o empeoré pero ahora les quiero contar lo que ese día aprendí leyendo.

 

Todo avanza, la ciencia, la tecnología, el universo y entre tanto desarrollo e impresionantes adelantos, nadie ha podido inventar una cura para el amor y sus males.

 

El amor, esa bonita y dolorosa enfermedad que no tiene analgésico, tratamiento ni vacuna y de la que han muerto prematuramente tantas almas tristes, prisioneras de un cuerpo que se niega a morir con ellas, mientras se aferra a la esperanza de un milagro de resurrección llamado regreso.

 

Extrañar y esperar, ¿Lo han vivido? Pues narran las estadísticas que sigue doliendo igual hoy, que hace 300 años y que la esperanza no ha sido más que el respirador artificial que desde siempre ha mantenido al desahuciado amante conectado a la vida.

 

El amor ha afectado a tantos desde tiempos inmemoriales que casi logran pasar desapercibidos; a los que extrañan, a los que esperan, a los que aguantan, a los que se les detuvo el tiempo en unos ojos, a los que un beso les devolvió la vida y a los que en vida murieron de amor y aún siguen deambulando por ahí como fantasmas, a usted, a mí, jóvenes o viejos, nadie ha estado exento, no hay cura señores, están desahuciados y andan sueltos y aunque no lo crea es fácil reconocerlos, dicen que se les ha visto por ahí leyendo y escribiendo poesía.

 

Leyendo aprendí que la poesía es un síntoma.

 

@NuevoPapel

La lectura tradicional y la desconexión de la tecnología, a debate
Philip Roth, una guía de lectura
Lee tus cómics en estas aplicaciones
4 libros básicos de Anthony Bourdain (1956-2018)
Escritores impulsarán el estudio de la lengua española en EU
La vida oculta de los escritores fantasma
Estos son los libros que debes leer este verano según Bill Gates
Mordzinski, el fotógrafo que saca a los escritores de su zona de confort
Literatura y futbol, un matrimonio bien avenido




Colaboradores
Nuevo Papel
Mis publicaciones más recientes:
La lectura tradicional y la descone...
El fomento de la lectura tradicional y la desconexión de la tecnología son los temas centrales del encuentro titulad ...
Philip Roth, una guía de lectura
  Enumeramos los principales libros del autor estadounidense. Son la mejor manera de empezar a conocer su ob ...
Lee tus cómics en estas aplicacion...
En caso de que tu tablet o celular ya sean una extensión de ti y tooodo lo haces por medio de apps, seguro ya conoces algun ...
Copyright José María Pumarino. Politicas de
Privacidad. Diseño y desarrollo:
Inicio  |  Tienda  |  Un Mundo Raro  |  Galería  |  Prensa  |  Otros Demonios  |  TV
Contacto  |  Síguenos en: Facebook  |  Twitter